Ago 23
0

El uso de inhibidor de ácido gástrico puede aumentar el riesgo de alergia

Pacientes que reciben fármacos inhibidores de ácido gástrico tienen más riesgo de desarrollar alergias, según señala un estudio publicado el 30 de julio en la versión electrónica de Nature Communications.[1]

 

"Observamos un incremento muy significativo en la prescripción de fármacos para aliviar los síntomas alérgicos en pacientes que estaban tratándose con inhibidores de ácido gástrico de cualquier tipo", informan Galateja Jordakieva, Ph. D., de la Medical University of Vienna, en Viena, Austria, y sus colaboradores.

Debido a su eficacia y perfil de tolerabilidad aparentemente favorable, es común que los médicos sobreprescriban inhibidores de bomba de protones y que los pacientes suelan sobreutilizarlos como resultado de la disponibilidad de estos fármacos de venta sin receta.

A consecuencia de esto, un número creciente de estudios ha demostrado efectos adversos importantes asociados al uso y sobreuso de estos fármacos a largo plazo. Estos consisten en más riesgo de fracturas osteoporóticas, infecciones por Clostridium difficile u otras digestivas, así como neumonía.

Los estudios también han comenzado a señalar que el uso de inhibidores de ácido gástrico puede desencadenar el surgimiento de alergias.

Jordakieva y sus colaboradores realizaron un estudio basado en la población para investigar el uso de fármacos antialérgicos por pacientes después de que les habían prescrito inhibidores de ácido gástrico.

Examinaron información de reclamaciones de seguro médico de 8,1 millones a 8,3 millones de personas (aproximadamente 97% de la población) en Austria entre 2009 y 2013. Esto incluyó datos regionales más exhaustivos de un condado austriaco respecto al cual también se contó con información para un grupo de control integrado por individuos que habían recibido prescripciones de fármacos antihipertensivos o modificadores de lípidos.

Los investigadores incluyeron cualquier prescripción de un fármaco inhibidor de ácido gástrico (por ejemplo, inhibidores de bomba de protones, sucralfato, antagonistas de receptor H2 o prostaglandina E2, o cualquier prescripción de un fármaco antialérgico (por ejemplo, antihistamínicos o inmunoterapia con alergenos específicos).

Los pacientes de la población general a los que se prescribieron inhibidores de ácido gástrico también tuvieron el doble de probabilidades de recibir prescripciones de un fármaco antialérgico, en comparación a los no usuarios de inhibidores de ácido gástrico (cociente de tasas de prescripción: 1,96; intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 0,91 - 1,97).

Esta tasa fue incluso más alta en pacientes de la serie de datos de la región de Austria que tuvieron al menos tres veces más probabilidades de recibir prescripciones de un fármaco antialérgico después de recibir inhibidores de ácido gástrico (cociente de tasas de prescripción: 3,07; IC 95%: 2,89 - 3,27).

En general, el cociente de tasas de prescripción se incrementó para todas las clases de inhibidores de ácido gástrico analizadas, excepto para prostaglandina E2, que se prescribió con muy poca frecuencia, por lo que los datos no fueron concluyentes.

Summa Remeis

Who do not know how to pursue pleasure rationally encounter consequences that are extremely painful. Nor again is there anyone who loves or pursues or desires to obtain pain of itself. You can find him on Facebook, Twitter and Google +.

Deja un comentario

Asegúrese de ingresar toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). Código HTML no está permitido